Desde el martes 20 de febrero salió en preventa el Petro, la primera criptomoneda lanzada por un Estado según el gobierno de Nicolás Maduro, aunque países como Estonia y Dubái ya han manifestado a futuro planes similares: quien lo desee puede desde ahora declarar su intención de compra. Con esta primera fase lo que se espera es comprobar su aceptación en el mercado.

Hugbel Roa, ministro de Ciencia y Tecnología, afirma que el petro supone un “cambio de época en el mundo financiero”. El superintendente de las criptomonedas de Venezuela, Carlos Vargas, dijo la semana pasada que el gobierno espera atraer a inversionistas de Qatar, Turquía, así como de países del Medio Oriente, Europa y Estados Unidos en la preventa de su moneda digital.

El petro se encuentra respaldado por el petróleo venezolano, cada uno tiene como valor de referencia el precio de un barril de petróleo, del que Venezuela es considerado el país con mayores reservas probadas del mundo. Eso no significa que cada petro equivalga a un barril, sino que el valor del petro está vinculado con el del crudo venezolano. Teniendo esto en cuenta debería estar ahora en torno a los US$60 (precio al día 20 de febrero de 2018), pero el precio de venta del petro dependerá aún de un acuerdo entre los interesados en la preventa y el gobierno.

Es así que el Petro entra a competir en el saturado mercado de criptomonedas, donde el bitcoin es el rey, pero las diferencias entre una y otra son visibles, siendo la más importante que el petro estará centralizado por un intermediario, en este caso el gobierno de Venezuela, mientras que el bitcoin es completamente descentralizado. No pertenece a nadie, no está regulado por gobiernos, bancos ni fondos de inversión.

Otra diferencia es el minado. El bitcoin puede ser generado por cualquiera con el equipo adecuado. Con el Petro eso dependerá de si los usuarios lo acuerdan porque en un principio la oferta es de 100 millones. El presidente Maduro habló este martes de haber registrado en la preventa una intención de compra por valor de US$735 millones en tan solo 20 horas desde su lanzamiento. El propio gobierno es el emisor y el que se compromete a recomprarlos. 

Aún es muy temprano para predecir el éxito o el futuro del petro, pero su presencia en el horizonte de criptomonedas será de importancia en los próximos meses, teniendo en cuenta el auge que el dinero electrónico ha tenido en meses anteriores y las regulaciones que empiezan a surgir alrededor de su hermano mayor, el bitcoin, en países como Estados Unidos y Corea del Sur. 

En un mes comenzará la venta efectiva, para entonces es posible que empiecen a disiparse las dudas.

FUENTE

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43136611

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *