Colombia se prepara para un nuevo año electoral donde todos seremos protagonistas.

No solo votar será parte de la jornada, algunos ciudadanos también serán designados como jurados de votación.

500.000 es la cifra aproximada de colombianos que se presentarán a este compromiso para asegurar la confianza y velocidad en la información de los resultados.

Un software electrónico se encarga de realizar el sorteo entre la población total habilitada del país para designar los seis jurados elegidos para cada mesa de votación: tres principales y tres suplentes.

Debido al proceso aleatorio que sigue la Registraduría Nacional de Colombia nadie sabe con certeza cuándo, cómo o dónde será jurado de votación hasta no consultar con los diferentes medios que tienen dispuesto para esto.

Un primer paso es verificar los listados publicados en los lugares públicos como alcaldías o sedes de la Registraduría. También se puede llamar a las líneas 113 ó 01 8000 52 2010 en todo el país con el fin de obtener información.

El más rápido: digitando el número de cédula en la página www.registraduria.gov.co
-Tenga en cuenta que no estar notificado no lo excusa de no prestar el servicio de jurado de votación, por tanto salga de cualquier duda y revise si fue seleccionado para alguna de las fechas de votación.

Los jurados de votación son capacitados por la Registraduría a través de charlas presenciales, las cuales tienen una duración de dos horas, con el fin de aprender las funciones requeridas para el día de la elección. En la página de la Registraduría se encuentra disponible la cartilla para jurados, con todas las instrucciones necesarias.

Los jurados de votación tienen tres cargos: presidente, vicepresidente y vocal: el presidente de la mesa recibe el documento de identidad de los ciudadanos y lo verifica en el formulario E-10. El vicepresidente registra a cada elector en el formulario E-11. El vocal entrega la tarjeta electoral al sufragante. Los otros tres jurados son suplentes que deberán estar pendientes de vigilar la urna, ayudar al sufragante en caso que sea necesario, y entregar el certificado electoral.

Lo fácil: el Artículo 105 del Código Electoral otorga a los ciudadanos seleccionados como jurados de votación un día de descanso compensatorio remunerado, sin olvidar la satisfacción de haber hecho parte del proceso democrático que construye una nación.

Lo difícil: el llamado a jurado de votación es obligatorio, lo mismo sus capacitaciones, y es inexcusable, excepto en casos de fuerza mayor. Evadir este compromiso conlleva sanciones económicas de hasta 10 salarios mínimos legales vigentes. Si es servidor público puede ser destituido.

Ser jurado de votación es un motivo de orgullo y un indicador de que el sistema democrático se apoya en sus ciudadanos para funcionar con transparencia.

Para más información ingrese a www.registraduria.gov.co

Infórmese. Actúe.
Fuente: www.registraduria.gov.co

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *