Un país dividido en dos: así ha sido la vida para los habitantes de la antigua Corea  por más de 50 años. Después de la Segunda Guerra Mundial, y con la caída del Imperio Japonés, el bloque socialista conformado en su mayoría por la Unión Soviética y China, y el grupo capitalista liderado por Estados Unidos dividieron la península en dos. Desde el 6 de septiembre de 1945 dejaron de existir como una sola nación y en los años siguientes se establecieron dos naciones patrocinadas por las dos potencias mundiales de ese momento.

El 9 de septiembre de 1948 fue proclamada la República Popular Democrática de Corea con Kim Il-sung como Primer Ministro, región que vendría a ser conocida como Corea del Norte. A la par, y apoyados por el gobierno norteamericano, fue establecida en el sur de la península la República de Corea, más conocida como Corea del Sur, siendo Syngman Rhee su primer presidente, un oponente férreo del comunismo que los soviéticos instaurarían en el norte.

No pasaría mucho para que en 1950 estallara la Guerra de Corea, el símbolo más grande de la Guerra Fría que se proyectaba por detrás las naciones. Las dos Coreas nunca llegaron a un acuerdo y firmaron un armisticio, mas no a un acuerdo de paz, lo que indica que actualmente los dos países mantienen entre si un status quo de guerra.

Es por eso que los eventos de los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 fueron históricos: la reunión de las dos Coreas bajo una sola bandera, blanca, con la península en la mitad de color azul, siendo agitadas por equipos de jugadores mixtos, delegaciones propias de cada país que decidieron competir en conjunto. 

Ahora el mundo mira con ojos esperanzados la próxima reunión que los líderes de cada país sostendrán en abril. De ella se esperan grandes cosas, entre muchas el acceso de libertades y medios a los ciudadanos del norte y la reunificación con familiares y amigos del lado del sur. Sin olvidar que todos ganaremos una estabilidad política y nuclear.

Tal vez seamos testigos de la rendición total del Supremo Lider Kim Jong-un a la paz mundial.

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *