Existen los premios Oscar que reconocen lo mejor de lo mejor, la crema nata de las películas, el culmen de todo aquel que actúa, dirige, escribe o tiene algún tipo de relación con el mundo del cine. 

Y existen los premios Razzie, que se encargan de darle su merecido lugar a producciones detestables, esas que desde el primer momento que nos sentamos frente a la pantalla sentimos que hemos perdido nuestro dinero. 

Su nombre oficial es Golden Raspberry, pero se han popularizado a través de los años como los Razzie o anti-Óscar. El crítico y escritor de cine John Wilson los creó en 1980 en un intento por complementar y criticar, con una mirada burlona, a la tradicional academia de cine norteamericana. Su fin es premiar lo peor de los actores, guionistas, directores y películas de la industria cinematográfica estadounidense. Los premios son anuales y se celebran un día antes de los premios Óscar. La escogencia de las películas, sus nominaciones y ganadores son votados por los miembros de la fundación Golden Raspberry Award Foundation, asociación abierta a cualquiera que pague sus $40 dólares de inscripción. El nombre del premio nació de la frase en inglés “blowing a raspberry”: este es el típico gesto que alguien hace cuando se encuentra frente a un acto artístico de pésima calidad, y consiste en soplar con la lengua entre los labios, a modo de imitar una flatulencia.

El trofeo está compuesto por una frambuesa de plástico, cuyo tamaño es el de una pelota de golf, pegada encima de un carrete de película y rociada con pintura dorada, de un valor nominal de $4.89 dólares.

A lo largo de sus años muchos personajes importantes de Hollywood han sido nominados y aunque parezca increíble, en contadas ocasiones ha recogido su premio. Entre los casos más conocidos se encuentra Halle Berry quien en 2004 asistió a la gala y recogió su Razzie como peor actriz por su interpretación en Catwoman. No hay que olvidar que dos años antes había ganado el Óscar a la mejor actriz por Monster’s Ball, así que sin pensarlo se presentó y posó con su Óscar en la mano izquierda y su Razzie en la derecha, agradeciendo su “premio”, acto que fue aplaudido por la crítica.

Este año 2018 no ha sido le excepción y la lista de ganadores (o más bien “perdedores”) es interesante:

PEOR PELÍCULA

“Emoji: la película”.

PEOR ACTOR

Tom Cruise por “La Momia”.

PEOR ACTRIZ

Tyler Perry por “BOO! 2: El Halloween de Medea”.

PEOR ACTOR DE REPARTO

Mel Gibson por “Guerra de Papás 2”.

PEOR ACTRIZ DE REPARTO

Kim Basinger por “Cincuenta Sombras Más Oscuras”.

PEOR COMBO EN PANTALLA

Cualquier par de Emojis ansiosos en “Emoji: la película”.

PEOR REMAKE, RIP-OFF o SECUELA

“Cincuenta Sombras Más Oscuras”.

PEOR DIRECTOR

Anthony (Tony) Leondis por “Emoji: la película”.

PREMIO ESPECIAL DE ROTTEN TOMATOES

“Guardianes de la Bahía”.

PEOR GUIÓN

“Emoji: la película”: escrita por Tony Leondis, Eric Siegel y Mike White.

Por lo visto este año ningún emoji fue de felicidad.

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *